Barcelona - 

Pelicula - "La Dona Il.Legal me suena a mantenimiento de imaginarios racistas"

Kaulibé Dugal Periodiasta y cronista- colaboradora en micmag.net - 
Fernando Vila, un hombre maduro, blanco, de clase media, cisgénero y universal, cuenta la história de mujeres inmigrantes en España. Esa película me suena...

Parece que el hombre detrás de las cámaras se confunde con el protagonista, un abogado que además de atender a numerosos extranjeros y extranjeras en su despacho, escucha sus dolorosas historias y con todo su buen corazón ayuda a las víctimas a salir de la irregularidad (ilegalidad, según la película). El héroe, el justiciero que atraviesa los siglos y llega a la contemporaneidad para salvar a los náufragos y prostitutas, supervivientes de guerras y vendedores ambulantes. El generoso e incansable abogado, su drama personal, la estrecha relación con la muerte inminente de su mujer enferma de cáncer.

El hombre que arriesga su vida para investigar, por cuenta própria, el misterioso asesinato de su cliente, la trabajadora del sexo rumana Zita Krasniqi, detenida en un CIE. El hombre universal cuenta las historias a su alrededor mientras las vive con toda su convicción.

"intenta meter el dedo en heridas muy profundas"

Esta película me suena... Me suena a asistencialismo, me suena a perpetuación de estereotipos, me suena a distorsión de realidades... Esta película me suena a heroísmo supremacista, me suena a mantenimiento de imaginarios racistas.

La Dona Il.Legal de Ramon Térmens y Daniel Faraldo es una película llena de buenas intenciones, que intenta meter el dedo en heridas muy profundas: El sistema prisional para inmigrantes sin papeles; la trata de personas y la prostitución; la corrupción y la brutalidad racista por parte de la policia; la mafia de los CIE, el cáncer; la eutanasia.

Las percepciones que se pueden tener como espectadores de esa película son distintas, dependiendo muchísimo del color de piel, del nivel de conciencia antirracista y del estado de salud de la persona que la mira. A muchas personas negras presentes en la premier la película nos ha parecido un discurso blanco calcificado en los viejos imaginarios, en la promoción de la lógica colonial “blanco bueno X negra necesitada”.

Nada de nuevo, nada revolucionario. No obstante, reconocemos la importancia de la denuncia al sistema asesino y desumano de las leyes de migración, el mantenimiento de los CIEs, las mafias y la barbarie. La denuncia es urgente. Es urgente el cierre de estas cárceles, de la precarización de la vida humana.

Hay numerosas maneras de contar una historia, y contarla desde dentro puede ser realmente revolucionario. Estamos cansadas de ser retratadas por miradas ajenas. En nuestras historias reales no hay hombres blancos salvadores, no hay ni héroes generosos, ni abogados que nos arreglen los papeles en un plis, no hay romantización de la burocracia. Lo que hay es colonización compulsiva, racismo institucional, escenas cotidianas de violencia, redadas racistas en las calles, en los aeropuertos, exotificación y hipersexualización de nuestros cuerpos, una mirada empastada que intenta empujarnos a lugares a los cuales no pertenecemos.

"una dinámica supremacista, un debate distorsionado"

Es muy probable que a la persona blanca de clase media sentada en la misma sesión, de la misma película, le haya abierto un mundo de informaciones a la cual nunca ha tenido acceso desde su burbuja. Es muy probable que esa persona haya salido perpleja, indignada, tal vez culpable y con ganas de justicia delante de la historia..

Pero no por eso la historia dejará de repetirse. La historia tal cual está contada reforma una dinámica supremacista, un debate distorsionado de los roles sociales, además de perpetrar una dinámica que no nos beneficia en nada. En verdad la dinámica colonialista de “blanco salvador” y de las migrantes “víctimas” es un daño que se hace a las miles de personas que estamos hartas. Estos imaginarios nos impiden tener los mismos derechos que las personas blancas europeas, que estos imaginarios nos impidan tener dignidad en la vida cotidiana.

La actuación de Adeline Flaun, Yolanda Sey y Klaudia Dudová merecen la pena. Sus personajes - mujeres migrantes - que podrían fácilmente caer en este lugar de la victimización, ganan fuerza, identidad y empatía, cuando son interpretadas por las tres actrices. Por cierto, este fue el factor determinante que me mantuvo atenta hasta el final de la película.

He extraído algunas reflexiones del artículo "Economias sexuales y tráfico de personas" de la profesora de ciencias sociales Kamala Kempadoo, para profundizar y pautar mi crítica:

"La fantasía del "rescate" es un medio por lo cual los esfuerzos son legitimados como altruistas y humanitarios, entumeciendo la dependencia y la producción del conocimiento racial del Otro en metáforas históricas, de un lado - la víctima desesperada, empobrecida y incapaz de atender a sus propias necesidades - y por otro lado, el sujeto blanco benevolente, civilizador, que necesita cargar el peso de intervenir en las áreas pobres del mundo. La misión de rescate se vuelve un vehículo de transformación de él mismo ‘ por el contacto con el Otro - proporcionando al ”salvador” un sentimiento de satisfacción, y una forma de placer o incluso gratificación, debido a la inversión psíquica hecha en el proceso.

Los activistas contemporáneos anti tráfico comparten una dimensión similar del "fardo del hombre blanco", en el sentido de que se vean a si mismos liderando una cruzada moral en contra de un ”mal inconcebible”, clamando, con orgullo, estarán siguiendo los pasos de movimientos evangelizadores estadounidenses y británicos el siglo XIX que buscaban la abolición de la esclavitud y del comercio de africanos. En una detallada revisión histórica, Quirk y Richardson revelan en que medida el movimiento inicial anti esclavitud estuvo inmerso en la supremacia blanca, observando que el compromiso europeo contra la esclavitud incluía esfuerzos auto congratulatórios para diferenciar personas “civilizadas” e “incivilizadas” y, como tal, ha contribuido a legitimar la expresión imperial entre 1850 y 1914, resultando en la conversión del combate al trafico de personas en la “marca de la civilización europea”. ​(Quirk; Richardson, 2009 :78)"

Articulo completo:

https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-83332016000200405&lng=en &nrm=iso&tlng=en

Me gustaría también abrir una reflexión respecto a cómo han elegido tocar el tema del cáncer y de las decisiones de una paciente terminal. Me gustaría llamar la atención al modo como se define el cáncer en el guión, como se dibuja la idea de esa enfermedad en la película. Quiero entender cuáles son las opciones que se le presentan a la personaje, y qué significa "eutanasia" en el contexto de esa ficción.

Los textos de los diálogos entre el protagonista y su esposa enferma, los textos en donde el protagonista describe la muerte de un primo por cáncer, son de lo más fatalistas y apavorantes.

El cáncer es una enfermedad bastante compleja y sigue siendo un tabú social, aún en los días de hoy. Hablar del tema con tan poca delicadeza, dándole tonos de tragedia, de horror, de agonía, no ayuda a crear nuevas formas de convivir con ello, tampoco a abrir un debate sano sobre qué es vivir y convivir un cáncer. Yo lo padezco, y también a raíz de eso surge mi indagación.

He venido al cine a ver qué se está produciendo en la gran pantalla catalana respecto a la realidad cruda del racismo en todos sus niveles, y lo que he encontrado fue la perpetración de este racismo, empapado de buenas intenciones y sus estereotipos viejos y nocivos. Una superproducción que no propone ningún cambio, una superproducción que impone sus ideas de que es lo que necesitan las personas migrantes racializadas, y así echan gasolina a esa máquina de moler identidades y derechos, llamada privilegio blanco.

Hay centenares de productores y productoras audiovisuales racializadas, con nuevas propuestas de imaginarios, con propiedad para hablar del racismo desde muy adentro.

¿Cuando habrá un verdadero interés en escucharlas?
¿Cuando se invertirá lo mismo para producir un largometraje donde el equipo sea negro y migrante?
¿Queréis realmente cambiar estructuras?

Kaulibé Dugal (periodiasta y cronista colaboradora en micmag.net)




  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • linkedin
  • Mixx
  • MySpace
  • netvibes
  • Twitter
 

Events

Vintage world (Click on the title)

A l’origine, elle n’était qu’une légumineuse, noire ou verte, glissée dans une galette. Au fil du temps, en plastique ou porcelaine, elle a pris toutes sortes de formes. Aujourd’hui, la fève est un véritable objet de collection. D’où vient-elle ? Comment est-elle fabriquée ? Des réponses, ici.


Going out in Paris

Homosexuels et Lesbiennes dans l'Europe nazie.

Cette exposition entend rendre compte, grâce à de nombreux documents originaux, du sort des homosexuels et des lesbiennes sous le régime nazi,entre stigmatisation, persécution et lutte pour la reconnaissance. Lire la suite, ici.

News flash

La vie de Brian Jones
Un documentaire de Patrick Bouder (2020) sur la vie de Brian Jones, le fondateur et guitariste des Stones, sera diffusé le vendredi 22 janvier à 22 h 40 sur Arte. Avis aux fans...
 
Cri d'alarme de la Sacem
La société musicale d'auteurs (Sacem) pousse un cri d'alarme autour des auteurs compositeurs, les laissé pour compte de la grave crise en 2021. Certains sont sans aucun revenus. 
 
Les cathos homophobes filmés dans la partouze
A Bruxelles, un eurodéputé du parti d'Orbán de Hongrie (anti avortement & anti couple gay) pris dans une «lockdown partouze» gay
 
La dernière dédicace de John Lennon aux enchères

Le site Goldin Auctions propose une mise à prix minimale de 400 000 dollars du dernier album dédicacé par John Lennon, à celui qui allait l'assassiner. Les enchères sont prévues sur 18 jours.

 
Du fric dans le slip du sénateur brésilien
De l'argent destiné à la lutte pour la pandémie détourné par un sénateur brésilien caché dans son slip. Un proche de mister Bolsonaro !

Record of the week

Au coeur de la France rurale- Bistro picard - 2016 - ©HM

Send your picture to be published at  : contact@micmag.net