Madrid - cinema

Outrage: esos yakuzas como caricaturas de ellos mismos

MERCEDES ARANCIBIA - PES - 23 DE OCTUBRE DE 2012
Viene esto a cuento de que el “pase de prensa” previo al estreno de la última película del japonés Takeshi Kitano -Outrage (Desacato), en los cines el 26 de octubre de 2012- nos lo hemos tenido que autogestionar los comentaristas.

El cine es grande en pantalla grande, rezaba un afortunado slogan de los años en que Pilar Miró era Directora General de Cinematografía. Un slogan que no consiguen contradecir todos los últimos adelantos técnicos de ordenadores, tabletas, smartphon y móviles de tercera, cuarta o quinta ya generación. El cine sigue siendo grande en pantalla grande, y únicamente en pantalla grande, butaca cómoda en sala oscurecida y silencio absoluto alrededor.

 Viene esto a cuento de que el “pase de prensa” previo al estreno de la última película del japonés Takeshi Kitano –Outrage (Desacato), en los cines el 26 de octubre de 2012- nos lo hemos tenido que autogestionar los comentaristas, entrando en una página de Internet previo tecleo de una clave facilitada por los distribuidores. Y, naturalmente, no ha sido lo mismo.

"la realidad y los mitos del Japón moderno, tratando con generosas dosis de humor las pesadillas que representan las mafias"

 En la pantalla de mi ordenador, que es bastante decente pero no de última generación ni mucho menos, la película se ve demasiado “pequeña” (en todos los sentidos), oscura, se leen mal los subtítulos que coinciden con los claroscuros de la acción…En resumen, que no ha molado nada, independientemente de la trama, la narración, el director y los actores.

 El realizador Takeshi Kitano, quien en la década de 1990/2000 se logró hacer un nombre trabajando sobre la realidad y los mitos del Japón moderno, tratando con generosas dosis de humor las pesadillas que representan las mafias y sus comportamientos brutales –que rebasan, con mucho, todo lo que sabíamos anteriormente sobre “familias”, basándonos en la experiencia de ciudades americanas como el Chicago de los años 1930/40- ha dedicado los últimos años a hacer “un cine casi experimental” (que yo ignoro, Le Monde) y ahora, con Outrage, regresa al cine que le dio notoriedad, el “de género”: otra historia de gansters “como las que crearon su reputación”.

 En una guerra sin cuartel por el poder, varias bandas de yakuzas* se disputan el favoritismo del padrino de todas las mafias. Los cabecillas montan una organización paralela a base de complots y alianzas de una noche¸ pretenden dar el salto de los tatuajes y las falanges cortadas a las altas finanzas, a base de traiciones y venganzas. Es un mundo de “malos”, un planeta oscuro sin héroes.

 Clanes de yakuzas, padrinos siniestros que controlan todos los tráficos desde la sombra, palizas inenarrables, violencia desmedida y una crueldad angustiosa “para describir un microcosmos organizado, muy lejos del código de honor que reivindican los yakuzas de la historia”, con el único objetivo –supongo- de denunciar la total amoralidad de todas esas bandas de delincuentes mayores que hunden sus raíces en no sé bien que tradiciones delictivas parece que muy asentadas en la conciencia colectiva de un país que pierde las guerras y guarda la venganza para ejecutarla en frío.

 En el caso que nos ocupa valgan como ejemplos de la crueldad de los arreglos de cuentas una dentadura destrozada con un fresadora, cortes de cutter en los dedos y en el rostro e incluso “una decapitación motorizada”.”Lo que revela Outrage es análogo a lo que pasa en otras organizaciones u otros clanes en la política, las empresas o el mundo universitario (¿). Se trata de sobrevivir en un mundo de hombres egoístas”, explica Takeshi Kitano y, añado, se trata también de mostrar el sadismo fundamental del director japonés. Vistas las cosas, es un alivio y comprobar que en la película se trata, efectivamente, de hombres y que las pocas mujeres que aparecen, siempre en penumbra, ni siquiera son decorativas. Porque para ser como ellos mejor no existir.

Por resumir, el realizador japonés en un género que conoce muy bien y nada nuevo bajo el sol del imperio.

* Un yakuza es un miembro de un grupo perteneciente al crimen organizado aunque, por extensión, se aplica a todo tipo de gamberros y golfos en Japón. Los yakuzas, que están organizados en cuatro grandes sindicatos, presentes en todo el archipiélago, y tienen ramificaciones en otras zonas del Pacífico e incluso en Alemania y Estados Unidos, serían en la actualidad más de 84.000 miembros de la organización criminal no secreta más grande del mundo (Wikipedia).

  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • linkedin
  • Mixx
  • MySpace
  • netvibes
  • Twitter
 

ÉVÉNEMENTS

NEWSLETTER

BRÈVES

Amis chineurs : Le bon plan à Genève !

Les meubles anciens ne valent plus rien à Genève dixit la Tribune de Genève. Une virée de chineurs s'impose !

 
Décapitation d'un journaliste brésilien
Evany José Metzker enquêtait sur le trafic de drogue et la prostitution de mineurs. Son corps a été retrouvé le 18 mai dans l'État de Minas Gerais.

 
Décès de Vó Maria
À 104 ans, la Brésilienne Vó Maria, partie rejoindre son célèbre mari Donga au paradis des sambistes, égale le record d'Oscar Niemeyer.
 
Elections municipales-Podemos en tête à Barcelone
Ada Colau, candidate de Podemos  (démocratie participative) pourrait devenir la future maire de Barcelone, le 24 mai d'après les derniers sondages. 
 
Muere Manuel Molina
Renovador del flamenco, letrista, cantaor y guitarrista, Manuel Molina, ha muerto a los 67 años

FACEBOOK

Facebook